El otro conmemoración estuve leyendo por Internet en el fenómeno sobre las motes cariñosos dentro de parejas CHURRIS, CARIS, SOLETES Y OTROS MOTES DEL MONTÓN Yo que pensaba que en nuestros días sobre hashtag y no ha transpirado nicknames, los churris y no ha transpirado caris habían ayer a ser una leyenda urbana…hago la ronda de dudas dentro de mis amistades cercanas y no ha transpirado acabo descubriendo que nunca importa cómo te llames sino cómo te llaman. Las motes caseros se encuentran más sobre moda que los biquinis sobre crochet. Resulta acontecer que Churri sigue arrasando por goleada. Me pendiente demasiado entenderlo. Nunca le veo la churrigracia por ninguna parte. Solo tengo la honrosa excepción a opinarcomme Mi amiga Carme. Casada con un Austriaco guapetón, prototipo armario empotrado desplazándolo hacia el pelo con pinta sobre tener más fans que Enrique Iglesias, nunca se le pasa una diferente cosa que decirle a su guiri recién instalado en Spain que churri serí­a la termino habitual de dirigirse a la pareja por todos estos lares. Para darle más empaque la novia le llama “churren” (derivación alemana sobre churri) y así queda todo más normalizado. Mi amiga, de casa catalana clásica, me cuenta que por poco le da una cosa a su padre cuando en plena comida familiar, aquel hombretón importante – y no ha transpirado facultativo, para más señas – se arranca con un: “Mi churri dice…”. Cuenta que la familia tardó años de vida en superarlo. Luego está el sector románticocomme Mi apego, Mi vida, Cariño, Preciosa/o, Morena/o, Solete, Bombón, estima, Cielo, Tesoro… ¡Dios! Tenemos más azúcar encerrada en aquellos motes que en la asesoramiento sobre diabéticos. Por favor, digamos NO a jugar a los osos amorosos, a la pérdida sobre identidad, al extra sobre azúcar desplazándolo hacia el pelo al empalago sobre confitura que trae consigo que te digan una cosa así. Y no ha transpirado de empeorarlo al completo tenemos los diminutivoscomme Mivi (Mivida), Cari (ño) o Bomboncito (igual que si sobre por sí únicamente lo de bombón a cabello nunca afuera ya azucarado inclusive la gangrena). Me llama mi Santo (ya acabo de confesar uno de los que yo uso) Solete o Bomboncito y pienso que le ha hexaedro un viento. El colmo de las colmos es “Pastelito sobre chocolate” o todo otro paladar Este mote lleva por sí separado integrado una pastelería de seis pisos llena sobre macarons, chocolate fondant a litros y no ha transpirado pasteles San Marcos sobre a kilo. Este mote Con El Fin De mí serí­a anti-libido total. Pongámonos en ocasión: te llama tu pareja al móvil desplazándolo hacia el pelo te dice : “Pastelito sobre chocolate, cómo te va el día?”....